JAZZ CINEMA

Ciclo de cine en clave de Jazz.
Acceso libre hasta completar aforo.

Miles Davis y el cine.

Cuatro películas muy distintas para recrearnos en las estrechas vinculaciones de Miles Davis (1926-1991), uno de los mayores genios del jazz (y de la música), con la creación cinematográfica. Un mítico film francés, que ya propusimos en una anterior edición de Jazz Cinema, de un realizador, Louis Malle, que siempre amó el jazz y lo utilizó con excelente criterio en casi todo su cine; otra ficción, ambientada en España (cuya música siempre atrajo a Miles) combina sonidos compuestos e interpretados con inmejorable gusto por Davis y Marcus Miller; un documental, nos relata la revolución que supuso la electrificación de sus técnicas y un reciente biopic, nos adentra, de nuevo desde la reconstrucción ficcionada, en la vida de este trompetista y compositor de jazz, sólo comparable con Louis Armstrong, Duke Ellington, Charlie Parker o John Coltrane.

Texto, selección y presentación
Roberto Sánchez

MARTES 12 NOV.

Filmoteca de Zaragoza

20:00 h.

Ascensor para el cadalso

Ascensor para el cadalso

Ascensor para el cadalso (Ascenseur por l´échafaud, 1958), de Louis Malle, 92 min.

Quizás sea Ascensor para el cadalso, de Louis Malle, con banda sonora de Miles Davis, el producto más refinado de fusión entre música de jazz y cine que se dio en Francia a finales de los años cincuenta y comienzos de los sesenta. Miles Davis hace un punto y aparte en su carrera discográfica y realiza una larga gira por Europa. No tarda nada en ser invitado por Louis Malle, un cineasta francés que ama profundamente el mejor jazz, para que le ponga música a la película que está dirigiendo. Miles Davis acepta el encargo; visiona la cinta una vez, hace que se la vuelvan a pasar y después, de un tirón, monta la música sobre las imágenes de la película. El resultado es sorprendente: esta banda sonora se ha convertido en una parte indiscutible del legado histórico de Miles Davis a la música. Fue acompañado por René Urtreger al piano, Barney Wilen al saxo tenor, Pierre Michelot al contrabajo y Kenny Clarke a la batería. Este quinteto se formó para grabar la banda sonora, pero hizo dos actuaciones memorables, una anterior al estreno del filme, en el Olimpia de Paris, y otra posterior en Ámsterdam.

MIÉRCOLES 13 NOV.

Filmoteca de Zaragoza

22:00 h.

Relación fatal

Relación fatal

Relación fatal (Siesta, 1987), de Mary Lambert, 97 min.

Relación fatal (Siesta), tiene un guion escrito por Patricia Louisianna Knop, responsable de adaptar la novela de Patrice Chaplin ambientada en España, como su título original nos indica. La directora norteamericana Mary Lambert, contó para el elenco actoral con un extenso y brillante reparto de ingleses, norteamericanos y españoles: Ellen Barkin, Gabriel Byrne, Julian Sands, Isabella Rossellini, Martin Sheen, Grace Jones, Jodie Foster, Daniel Martín y Fabián Conde, entre otros. La banda sonora se la encargaron a Miles Davis, siempre cercano al cine y también a los sonidos latinos. Colaboró con él su habitual bajista Marcus Miller, y juntos concibieron una música ambiental de gran lirismo, capaz de fusionar sonidos de tradición española y norteafricanos, y no dejar de lado una trama un tanto desvaída, emparentada con el thriller. Al final, lo más reseñable de esta irregular película es su música, de una hipnótica belleza.

MARTES 19 NOV.

Filmoteca de Zaragoza

21:00 h.

Miles Electric: A Different Kind of Blue

Miles Electric: A Different Kind of Blue

Miles Electric: A Different Kind of Blue (2004), de Murray Lerner, 87 min.

Miles Davis es una de esas figuras indiscutibles del jazz, sobre las que se vuelve periódicamente. Es el caso del documental Miles Electric: A Diff erent Kind of Blue. Se recuperan en esta película imágenes de otro documental titulado Jack Johnson (1970), de Jim Jacobs, sobre el mítico boxeador negro, al que también había puesto banda sonora Miles Davis. Jack Johnson (1878-1946), fue el primer boxeador negro campeón mundial de los pesos pesados y, según explica el documental, una poderosa influencia en algunos aspectos estilísticos del músico. Miles Davis aparece en diferentes entrevistas, y mediante las intervenciones de los músicos Herbie Hancock, Chick Corea, Carlos Santana, Joni Mitchell, Keith Jarrett y Dave Liebman, conocemos los profundos cambios que supusieron para su música la electrificación de sus sonidos. El documental recoge de modo íntegro (38 minutos) su actuación, un 29 de agosto de 1970, en el festival inglés de Isle of Wight, ante una audiencia de 600.000 personas.

MIÉRCOLES 20 NOV.

Filmoteca de Zaragoza

21:00 h.

Miles Ahead

Miles Ahead

Miles Ahead (2015), de Don Cheadle, 100 min.

Miles Ahead es un biopic peculiar, un retrato atípico de este brillante y genial músico. Don Cheadle, ha ejercido como director, actor (incorporando al propio Miles Davis) y coguionista, junto a Steven Baigelman. La historia de la que parten fue escrita por el propio Cheadle, Baigelman, Stephen J. Rivele y Christopher Wilkinson, y parece que han tenido en cuenta (de modo muy sesgado) lo que el mismo Miles narró en su autobiografía, publicada en 1989, dos años antes de su muerte y que no tiene desperdicio. Estamos ante un intento fallido, pero muy sugerente, de mostrar a Miles Davis en uno de los periodos de crisis creativa y personal, y de hacerlo con un estilo visual entrecortado, rico en matices, flash-backs y ensoñaciones varias.

Aunque repleto de fragmentos de gran belleza (musical y visual) el conjunto es irregular, y uno termina por quedarse más con alguno de los tiroteos y las alucinatorias persecuciones en coche (todo ello muy "cinematográfico"), que con el sutil y casi perfecto arte musical de Davis que, por cierto, también fue un interesante pintor, pero que no apostó en sus obras plásticas por el naturalismo sino por el expresionismo y una cierta abstracción siempre muy colorista, quizás acordes con su estilo musical. El intento por usar un estilo cinematográfico ¿equivalente? a la improvisación jazzística, sólo se ha conseguido a medias, pero hay que reconocerle a Cheadle su trabajo casi mimético en cuanto al aspecto físico y un cierto respeto a la música de Davis que no suena tanto como debería pero suena...

Se escucha a Miles Davis y sus grabaciones históricas en buenas remasterizaciones, y además han intervenido en nuevas grabaciones, producidas por Robert Glasper y el mismo Don Cheadle, un grupo soberbio de los mejores jazzistas jóvenes y veteranos (algunos de ellos compartieron escenario y grabaciones con Davis): Pharaohe Monch (vocalista), Keyon Harrold (trompeta), Robert Glasper (teclados), Burnis Earl Travis (contrabajo), Justin Tyson (batería), Mike Manno (batería), Herbie Hancock (teclados), Wayne Shorter (saxo soprano), Esperanza Spalding (bajo), Gary Clark Jr. (guitarra), Antonio Sánchez (batería), Marcus Stricland (saxo tenor), Kendrick Scott (batería), JD Allen (saxofón), o Vincente Archer (bajo). Don Cheadle es, ahora mismo, un actor reconocido en el cine y la televisión. Fue en la serie House of Lies, de la que es uno de los protagonistas, en la que comenzó a probarse como director. Ahora, apostando por un tema por el que parece apasionado, ha querido crear una película especial, fuera de los cánones más clásicos, pero no lo ha logrado por completo. Ha pretendido ser respetuoso con la figura musical de Miles Davis, un músico con una larga y brillante trayectoria que pasó por muy diferentes etapas que casi quedan ocultas tras las anécdotas narradas y esa historia de amor con la bailarina de ballet clásico Frances Taylor (Emayatzy Corinealdi) que, en la visión de Cheadle, es una clave incuestionable para entender la crisis vital del músico, y quizás no lo fuera tanto...