DHAFER YOUSSEF (Sábado 26 de Noviembre, 21:00h.)

 

FORMACIÓN:

Dhafer Youssef – oud y voz

Daniel García – piano

Pablo Martín – contrabajo

Shayan Fathi – batería

 

 

PRESENTACIÓN:

Estilo: creativa moderna / Jazz fusión.

 

El maestro de laúd, vocalista y compositor Dhafer Youssef está a la vanguardia de un movimiento en la música contemporánea que une Oriente y Occidente. Es uno de los intérpretes de oud más inventivos del mundo y ha logrado liberar el instrumento de su papel tradicional y llevarlo al Jazz. Youssef nació en 1967 en un pueblo de pescadores en Túnez. Su abuelo le enseñó a cantar versos del Corán pero realmente Youssef prefería escuchar la radio en la cocina de su madre.

 

He had his first audience at the age of 5 years old when his voice echoed from the mosque’s minaret. At the age of 18 years old he left Tunisia, and he studied music in Vienna, where he lived for 13 years before moving to NewYork. Dhafer Youssef has played with musicians from  every corner of the globe including Herbie Hancock, Zakir Hussain…

 

Se puso delante del público por primera vez a la edad de 5 años cuando su voz resonó desde el minarete de la mezquita. A la edad de 18 años dejó Túnez y estudió música en Viena, donde vivió durante 13 años antes de mudarse a Nueva York. Dhafer Youssef ha tocado con músicos de todos los rincones del mundo, incluidos Herbie Hancock y Zakir Hussain.

 

Premios:

# Ganador del prestigioso Premio Dutch Edisson 2017.

# Nominaciones al Premio Echo Jazz en dos categorías: vocalista masculino de jazz del año e instrumentos diversos.

# Dos veces ganador del Premio BBC – Músicas del mundo.

 

 

BIO:

Dhafer Youssef es un maestro, vocalista y compositor tunecino de oud, nacido el 19 de noviembre de 1967 en Teboulba. Hijo de una modesta familia de este pueblo de pescadores del centro-este de Túnez, proviene de una larga estirpe de muecines. Dominar las interpretaciones vocales es para él una herencia y una tradición familiar.

 

A temprana edad, su abuelo lo inicia a los recitales coránicos. Empieza a descubrir el potencial de su voz y encuentra su vocación. Lejos de los bancos de las escuelas coránicas y de la dura disciplina de su abuelo, Dhafer Youssef prueba su voz cantando las canciones que suenan en la radio de su madre. La cocina de su madre se convierte en su primer laboratorio experimental, alejado de métodos rigurosos. A los 6 años descubre el eco de su voz y sus resonancias. Recuerda pasar horas cantando en el hammam del pueblo. Las resonancias que produce su voz en ese cavernoso lugar le fascinan, alimentando su ardiente curiosidad juvenil: el joven Dhafer descubre su juguete favorito.

 

Conmovido por la hermosa voz del niño, el muecín local lo anima a grabar el llamado a la oración para la mezquita del pueblo. Dhafer emprende la tarea utilizando un micrófono de plástico barato. Su voz fluye desde lo alto del minarete. Sus resonancias ganan altura. Es su primer encuentro con un público. Siete álbumes de estudio y cientos de actuaciones después por todo el mundo, esa experiencia continúa grabada en su memoria.

 

Unos años más tarde, Dhafer Youssef se une a la compañía de canto litúrgico local como vocalista. Sin embargo, esta experiencia no dura mucho debido a la creciente politización de las actividades del grupo. Lejos de los lugares de culto, Dhafer ahora prueba el laúd en el centro juvenil de Teboulba. Aquí es donde descubre el bajo eléctrico y el groove, lo que lo lleva a tocar en bodas locales antes de unirse a la compañía de canto de Radio Monastir. El joven Dhafer es seleccionado para unirse a la orquesta por su fundador, Mesbah Souli, violinista, miembro de la Compañía Nacional de Túnez y profesor de música.

 

Aspirando a explorar nuevos horizontes, Dhafer Youssef deja su pueblo natal por la capital. En Túnez, ingresa en el conservatorio musical de Nahj Zarkoun. Insatisfecho con la calidad de la enseñanza, se traslada a Austria con la ambición de completar su formación musical. La exaltación creativa que le proporciona la multiculturalidad en Viena y los múltiples encuentros que allí tiene le abren un nuevo mundo de posibilidades.

 

Después de comenzar sus estudios de musicología, Dhafer se da cuenta de que ya no está interesado en la formación académica. Seducido por el jazz y otros géneros musicales como la música india, participa en numerosas sesiones de improvisación y encuentros en diferentes bares y clubes con, por ejemplo, Wolfgang Pusching. Finalmente conoce a Gerhard Reiter, el percusionista austriaco con quien funda su primera banda, “Zeryab”. En 1996, sus múltiples descubrimientos y experiencias en Viena dan origen a su primer álbum “Musafir” (El Viajero, en árabe). Este álbum es el resultado de un encuentro atípico con Anton Burger, Achim Tang, Jatinder Thakur y Otto Leichner. Presenta su proyecto en Porgy&Bess, el reconocido club vienés. Después de una exitosa primera noche, se le ofrece carta blanca y comienza una serie de conciertos mensuales en el club. Allí conoce a Nguyen Lê, el guitarrista francés de origen vietnamita y al trompetista italiano Paolo Fresu que lo invita a varias actuaciones por toda Europa.

 

Dhafer gana en madurez a lo largo de los conciertos y confirma su constante desarrollo con el lanzamiento en 1998 de Malak bajo el sello Enja Records. En este álbum, las estructuras melódicas del jazz europeo se encuentran con un ritmo mediterráneo de una forma particular. Esto marca el inicio de una auténtica identidad musical impregnada de los orígenes del artista sin caer en el típico orientalismo. Junto a Nguyen Lê a la guitarra, Markus Stockhausen a la trompeta, Achim Tang al bajo y Patrice Heral a la batería, Dhafer se ve impulsado hacia una carrera internacional. Aclamado por la crítica, realiza una exitosa gira europea antes de volver al estudio con un nuevo proyecto.

 

En 2001 graba Electric Sufi, su segundo disco con Enja Records donde colabora con Wolfgang Muthspiel (guitarra), Markus Stockhausen (trompeta), Deepak Ram (bansuri), Dieter Ilg (bajo), Mino Cinelu (percusiones), Rodericke Packe (electrónica), Will Calhoun (batería) y Doug Wimbish (bajo). En este primer experimento con la música electrónica, la mezcla sonora es exultante. Fruto de su interés por las ondulaciones y resonancias vocales, la música de jazz de Electric Sufi es una oportunidad para que el artista experimente con su voz y la utilice más como instrumento. La firma distintiva de Dhafer se confirma durante un recorrido inspirador.

 

De regreso al estudio en 2003, Dhafer Youssef graba Digital Prophecy. En este disco se intensifica la búsqueda de nuevos sonidos y el resultado es estimulante. La simbiosis entre el oud y los sonidos eléctricos es cada vez más orgánica, y la alquimia opera entre grandes artistas de la escena electro-jazz escandinava: Nils Petter Molvaer (trompeta), Bugge Wesseltoft (piano), Eivind Aarset (guitarra), Auden Erlien (bajo eléctrico) y Rune Arnesen (batería). A medida que la música de Dhafer adquiere más altura, es nominado dos veces en 2003 a los premios BBC Awards for World Music.

 

Después de estos encuentros improbables entre oud y la música electrónica, Dhafer Youssef se plantea un nuevo desafío: introducir más instrumentos de cuerda en su universo creativo. Esta ecuación surrealista se resuelve con el lanzamiento de Divine Shadows en 2005. El sonido es decididamente emocionante sin perder su calidad etérea. Se afirma la espiritualidad, manifestándose sin disculpas y lejos de los estereotipos. El álbum está marcado con los sonidos de Arve Henriksen y Marilyn Mazur, junto con los ahora compañeros de Dhafer, Eivind Aarset, Audun Erlien y Rune Arnesen. Después de las nominaciones de 2003 a los Premios BBC de Música del Mundo, Divine Shadows le asegura a Dhafer una tercera nominación en 2006.

 

Después de Djalal Eddine Rûmi, Al-Hallaj y otros filósofos y poetas sufíes que han inspirado a Dhafer, el artista recurre a los textos de Abu Nawas, un poeta persa del siglo VIII conocido por sus odas al vino en una sociedad conservadora. Lanzado en 2010, Abu Nawas Rhapsody es el sexto álbum del artista. Es también un manifiesto musical que elimina las barreras entre las nociones de sagrado y profano. Acompañado del pianista Tigran Hamasyan, el baterista Mark Giuliana y el contrabajista Chris Jennings, Dhafer Youssef vuelve en este disco a un estilo más jazzero y groove. La poderosa voz de Dhafer se introduce sutilmente antes de iniciar una vigorosa fusión con los instrumentos. Sin olvidar la identidad artística que ha forjado a través de su experiencia y una búsqueda continua de sonidos, Dhafer Youssef trasciende los géneros.

 

La extraordinaria carrera de Dhafer está marcada por varias colaboraciones que se han sumado a su experiencia. Dhafer alterna así proyectos musicales y colaboraciones como un dúo con el legendario tablista Zakir Hussain con el que realiza una gira con entradas agotadas por Europa e India, un dúo con Dave Holland y un proyecto de Digital’Africa con el gran maestro de kora Ballake Sissoko y Eivind Aarset… Estas colaboraciones son fuentes de desarrollo e inspiración para el artista, siempre insaciable de nuevos sonidos. Esto también es a menudo una oportunidad para él de conocer músicos excepcionales con los que desarrolla relaciones e intercambios artísticos que van más allá de estas colaboraciones para integrar sus propias creaciones. En efecto, Dhafer ha mostrado desde el comienzo de su carrera una curiosidad desenfrenada y una búsqueda constante de renovación y descubrimiento, que se refleja en sus colaboraciones con artistas de orígenes plurales: India, Noruega, Armenia, Turquía, Austria, EE. UU., Malí…

 

El talento de Dhafer se extiende al mundo de la música de cine. La crítica reconoce su destacada actuación en la banda sonora de «Black Gold» compuesta y dirigida por el legendario James Horner en 2011. Este último invita a Dhafer a una nueva colaboración en 2012 para la banda sonora de «The Amazing Spider-Man». Otros ejemplos incluyen «Luna» de Dave McKean y la colaboración con Alberto Iglesias para «Exodus: Dioses y Reyes» de Ridley Scott, ambas en 2014.

 

Cuando Dhafer Youssef recibe una invitación para actuar en el Concierto Global All-Star en el Día Internacional del Jazz 2015, es otro punto culminante de la carrera del artista. La participación de Dhafer en este gran concierto mundial que reúne cada año a las leyendas vivas del jazz y músicos de talla mundial es un testimonio de su talento y contribución a la música. De hecho, hoy en día se le considera el intérprete de oud más creativo y líder del movimiento conocido como música contemporánea, que fusiona la música oriental y occidental. Ha logrado la hazaña de traer el oud, un instrumento ajeno al jazz, para sacarlo de su rol y forma tradicionales y confrontarlo creativamente con varios géneros musicales desde la música electrónica hasta el jazz.

 

Qué señal de reconocimiento es entonces para Dhafer tocar esa noche a dúo con nada menos que el embajador del Día Internacional del Jazz, el maestro Herbie Hancock y luego ser acompañado por Wayne Shorter en su interpretación de «Haystan Dance».

 

En 2011 invita al clarinetista turco Hüsnü Senlendirici y al intérprete de Kanun Aytaç Dogan a una actuación en Ludwigsbourg-Alemania. En 2013 e inspirado por este encuentro, Dhafer Youssef lanza Birds Requiem. El éxito de este álbum inmediatamente elogiado por la crítica no tiene precedentes, con una gira internacional triunfal de alrededor de 100 conciertos, más de 50.000 discos vendidos y actuaciones de varias orquestas, incluida la Orquesta Sinfónica de Londres. Construido como la banda sonora de una película, Birds Requiem es un álbum muy personal que fue grabado en un punto de inflexión en la vida del artista. La voz de Dhafer Youssef acompaña al clarinete de Husnu Senlendirici y al Kanun de Aytaç Doğan. También colabora de nuevo con sus compañeros Eivind Aarset a la guitarra eléctrica, Nils Petter Molvaer a la trompeta, Kristjan Randalu al piano, Phil Donkin al bajo y Chander Sardjoe a la batería. Birds Requiem está clasificado entre los diez mejores álbumes de jazz de Francia y otros lugares, y está incluido en la lista de los “20 mejores vocalistas masculinos” de la revista DownBeat. Es un nuevo hito en la carrera e investigación musical de Dhafer.

 

La atípica aventura artística de Dhafer le lleva de vuelta a Nueva York en 2016, ciudad en la que vivió unos años en sus inicios, y a la que tiene especial cariño. Es en esta vibrante ciudad donde tiene lugar la génesis del álbum más esperado de 2016: Diwan of Beauty and Odd se graba en el legendario estudio Sear Sound, con, sin duda, los mejores músicos que la escena del jazz de Nueva York podría ofrecer: Aaron Parks. al piano, Ben Williams al bajo, Mark Guiliana a la batería y Ambrose Akinmusire a la trompeta.

 

Las 11 composiciones de Diwan of Beauty and Odd son una exploración de una de las dualidades más atractivas, la de lo bello y lo extraño. Con su extraordinaria habilidad para trascender los géneros y los límites de las métricas simples, Dhafer juega con la calidad asimétrica de las métricas impares para ofrecer una proeza musical de intrigante complejidad que, sin embargo, sigue siendo infinitamente bella y comprensible. Ahí es donde reside la genialidad del compositor. Diwan of Beauty and Odd es una fusión de influencias orientales y el ritmo urbano de Nueva York. Es un encuentro vibrante de tradición e influencias contemporáneas, un llamado universal a la paz sutilmente pronunciado. El álbum que se lanzó en 2016 es una proeza musical en la que el consumado compositor tunecino afirmó su posición como uno de los músicos más innovadores de la última década.

 

 

 

ALEJANDRO ESPERANZA presenta «OLIVOS»

Alejandro Esperanza – Piano y composición
Manel Fortià – Contrabajo
Marcelo Woloski – Percusión

 

 

Olivos es el nuevo álbum del pianista y compositor Alejandro Esperanza, un músico aragonés que presenta su primer proyecto en formato trío. Sus composiciones nos invitan a transitar entre las cálidas sonoridades de la percusión
de Marcelo Woloski y el fresco sonido del contrabajo de Manel Fortià, siempre liderados por Esperanza a través de un pianismo delicado y profundo que introduce melodías y atmósferas de una belleza conmovedora. En Olivos, además del jazz, están presentes influencias que van desde compositores como Debussy o Brahms a los Beatles, pasando por músicos como el pianista Brad Mehldau o el contrabajista Avishai Cohen. Este disco es también un reconocimiento al mundo Mediterráneo, de ahí su título, “Olivos”, un símbolo con el que cualquier persona que haya tenido contacto con el Mediterráneo se puede sentir identificada. Las composiciones son pinceladas de un imaginario que es personal y a la vez universal.

Alejandro Esperanza es un artista en constante evolución y crecimiento. Estudia el Grado Profesional de Piano Clásico en el C.P.M de Huesca, y se especializa en Pedagogía Musical realizando el Grado Superior de Pedagogía Musical en el Conservatorio Superior de Música de Navarra. Allí ya comienza sus estudios de jazz con el pianista Jonathan Hurtado. Posteriormente, se traslada a Barcelona para acabar el Grado Superior de Piano Jazz en el Conservatorio Superior de Música del Liceo, donde estudia con Roger Mas y Albert Bover. Ha participado en diversas Masterclass impartidas por Maria Schneider, The Children of the Light (Danilo Perez, John Patitucci, Brian Blade), Melissa Aldana o Stefan Karlsson. A su vez, ha asistido a cursos bajo la dirección de Bruce Barth, The Bad Plus, Kenny Barron, Dave Holland, Chick Corea, Gary Burton y Joe Lovano, entre otros. Ha participado en diversos festivales como el Festival Internacional de Barcelona Voll-Damm, Festival Showroom Canarias, Festival Nit’s de Jazz de Platja d’Aro, Festival Jazzing de Sant Andreu, Festival Internacional de Jazz de Zaragoza con grupos como Supersax Project o la Rufaca Folk-Jazz Orchestra dirigida por Sergi Vergés. En 2018 presenta “Compañeros de aventuras” con el sello discográfico Fresh Sound New Talent Records, su primer disco a título personal junto al saxofonista madrileño Marino Garcimartín. Un disco con composiciones propias donde cuentan con una jazz orchestra de más de 20 músic@s. En el ámbito educativo, además de formar parte del Proyecto Jazz for Kids es actualmente profesor en el Aula de Música Moderna y Jazz del Conservatorio Profesional de Música del Liceo en Barcelona y en la EMMD de Barbastro.

 

Marcelo Woloski es un multi-percusionista ganador de 2 Grammy y 1 Latin Grammy. Se trata de un percusionista único y original que se inventa instrumentos buscando nuevas vías que puedan ir más allá de la batería convencional. Su amplia gama de sonidos, su versatilidad y su creatividad, son realmente magníficas y verle tocar en un concierto es tan espectacular como divertido. Cuando sus constantes actuaciones internacionales se lo permiten, Woloski reside en Barcelona, después de graduarse en la Berklee College of Music y vivir durante 12 años en la ciudad de Nueva York. Es miembro regular de bandas internacionales tan populares como Snarky Puppy, Banda Magda o la cantante portuguesa Sofía Ribeiro.

Manel Fortià es un expresivo y melódico bajista afincado entre Barcelona y Nueva York con una dilatada carrera como intérprete y compositor de jazz. Ha trabajado con músicos tan grandes como Dave Liebman, Chris Cheek, Bill McHenry, Eliot. Zigmund, Ari Hoenig, Chano Domínguez, Stephane Belmondo, Perico Sambeat, Raynald Colom o Antonio Lizana. En su último álbum, Despertar, encontramos composiciones suyas con su trio Europeo formado por el pianista Marco Mezquida y el bateria Raphaël Pannier.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*